lunes, 19 de mayo de 2014

AME Vida Social

AME se suma a la campaña de 
Amnístía Internacional para salvar 
mujer condenada a flagelación y horca 
por ser cristiana, en el Sudán





AME Associació de Mexicans d’Esparreguera i voltants ha enviado petición de clemencia y liberación al Ministro de Justicia de Sudán, Mohamed Bushara Dousa, a través de la campaña que realiza Amnistia Internacional en favor de la mujer llamada Meriam Yahya Ibrahim. 

El “crimen” de Meriam Yahya Ibrahim es no querer renunciar a su fe. Además está embarazada de 8 meses de su segundo hijo. Meriam Yehya Ibrahim tiene 27 años y es cristiana. Ha sido declarada culpable de “adulterio” y “apostasía” por un tribunal de Jartum el 15 de mayo y está detenida con su hjio de 20 meses. 

¿Por qué “adulterio”?  
Meriam se casó con un hombre cristiano de Sudán del Sur. Según la sharia (ley islámica) tal y como se aplica en Sudán, las mujeres musulmanas no pueden contraer matrimonio con hombres no musulmanes. Dicho matrimonio se considera adúltero y Meriam fue denunciada por un familiar. La condena: flagelación

¿Por qué “apostasía”? 
Meriam fue educada como cristiana ortodoxa, la religión de su madre, porque su padre, musulmán, estuvo ausente durante toda su infancia. Durante su juicio se reiteró en su cristianismo y no quiso renunciar a su fe. La condena: la horca

Amnistía Internacional considera que Meriam es una presa de conciencia, declarada culpable por sus creencias religiosas y su identidad, y debe ser liberada de inmediato. La criminalización del adulterio viola los derechos a la libertad de expresión y de asociación, y su aplicación discrimina invariablemente a las mujeres

La pena de flagelación y el uso de la pena de muerte violan la prohibición absoluta de infligir tortura y otros tratos o penas crueles, inhumanos o degradantes contenida en el derecho internacional de los derechos humanos. Amnistía Internacional se opone al uso de ambos en todos los casos sin excepción. También se opone a que la “apostasía” sea considerada un crimen porque es incompatible con el derecho a la libertad de pensamiento, conciencia y religión. 

La situación de Meriam, que además está embarazada de ocho meses, es crítica.